Lacoste

La auténtica historia del “cocodrilo” se remonta a 1923 y comienza con una apuesta que Rene Lacoste había hecho con el Capitán del Equipo de Francia de la copa Davis, Allan H. Muhr, que le prometió una maleta de piel de cocodrilo si ganaba un partido importante para el equipo, este episodio fue objeto de un artículo del Boston Evening Transcript, en el que el periodista llamaba por primera vez a Rene Lacoste <>. El público americano en seguida se quedó con ese apodo, que reflejaba la tenacidad que demostraba en las pistas de Tennis, al no soltar nunca a su presa. Su amigo Robert George, el ilustrador, diseñó entonces para el un cocodrilo que fue bordado en el blazer que llevaba en la pista. La leyenda había nacido.

La creación del Polo Lacoste.

A finales de los años 20´s Rene Lacoste diseñó y mando a confeccionar para su uso personal un lote de camisas de algodón en una malla ventilada. Esta camisa cómoda, que absorbía perfectamente el sudor, permitía soportar mejor el calor en las pistas americanas. Inmediatamente constituyó una revolución para los jugadores de Tennis de la época, que utilizaban camisas de vestir clásicas en tejido de urdimbre y trama, de manga larga.

La primera camisa Lacoste era blanca, ligeramente más corta que sus contemporáneas de manga corta y cuello con borde ribeteado. Su tejido ligero y ventilado en malla no era otro que “jersey petit pique”. Asociándose en 1933 con el gran fabricante de géneros de punto André Gillier, Rene Lacoste lanzó la producción industrial del polo con la marca del Cocodrilo dando origen así al nacimiento de la camisa Lacoste L.12.12; L por Lacoste, 1 por diseñar el material, el algodón pique, 2 por el modelo de manga corta(la manga corta sería 1312), finalmente 12 por el número de versiones presentadas a Rene Lacoste. Era la primera vez que una marca estaba visible en el exterior de una prenda.

La marca Lacoste esta presente en 114 países y La Tendence es un orgulloso distribuidor de la marca en la ciudad de Puebla y Cuernavaca.